¿Qué podemos aprender de Stranger Things? (I)

La aventura es siempre y en todas partes un pasar más allá del velo de lo conocido a lo desconocido; las fuerzas que cuidan la frontera son peligrosas; tratar con ellas es arriesgado, pero el peligro desaparece para aquel que es capaz y valeroso.

– Joseph Campbell

 

Desde puntos de vista antropológicos y psicoanalíticos, Joseph Campbell analizó diversos mitos para construir patrones comunes, simbólicos, explicativos. Recogió sus investigaciones en el libro El héroe de las mil caras, que después se haría muy famoso entre guionistas cinematográficos. Esto se debe a que George Lucas, en su búsqueda de un gran mito universal-americano, se nutrió de las enseñanzas de este libro para crear la estructura narrativa de Star Wars.

south-park-indy2
George Lucas con sus amigos Spielberg e Indy (foto de archivo)

Posteriormente, sería uno de los empleados de Disney quien vería en las enseñanzas de El héroe de las mil caras un patrón para crear historias que conectaran de forma muy potente con sus espectadores. El Rey León, por ejemplo, se guionizó en base a las enseñanzas de Campbell. Dicha estructura narrativa, como muchos ya sabéis, se conoce popularmente como El monomito, o el Viaje del Héroe.

El Viaje del Héroe 4
Diagrama que representa las diversas etapas del camino del héroe. Fuente: encaminodelheroe.blogspot.com.es

“¿Por qué la mitología es la misma en todas partes, por debajo de las diferencias de vestidura? ¿Qué nos enseña?”

“Como se carece de una mitología general efectiva, cada uno de nosotros tiene su panteón de sueños privado, inadvertido, rudimentario, pero que obra en secreto.”

– Joseph Campbell

Esta imagen me ha parecido especialmente hermosa. ¿Quizá por eso nos gustó a todos tanto esta serie? ¿Porque conecta con nuestro panteón de sueños privados?  Yo creo que sí, y por ello me propongo analizarla siguiendo los preceptos que recogió Campbell en su estudio.

Stranger-Things-Banner

 

Para mí, esta es sin duda una de las claves del éxito de Stranger Things. El haber utilizado esta estructura narrativa, tan antigua como la propia humanidad, ha hecho que conecte con tantas personas, al igual que películas como Star Wars o el Rey León. Tal vez eso nos aporte alguna sabiduría a la hora de afrontar nuestra próxima novela.

 

¿Qué podemos aprender de Stranger Things y del Camino del héroe?

En mi opinión, la fuerza del monomito es que nos cuenta una historia atemporal, tan vieja como, por ejemplo, la Eneida. Pero, sobre todo, que nos habla de un patrón repetido una y otra vez en todas las vidas que ha vivido el mundo. El de la madurez.

Nos dice Joseph Campbell que el monomito “no significa otra cosa que el advenimiento de la adolescencia. Grande o pequeña, sin que tenga importancia el estado o el grado de la vida, la llamada (de la aventura) levanta siempre el velo que cubre un misterio de transfiguración; un rito, un momento, un paso espiritual que cuando se completa es el equivalente de una muerte y de un renacimiento. El horizonte familiar de la vida se ha sobrepasado, los viejos conceptos, ideales y patrones emocionales dejan de ser útiles, ha llegado el momento de pasar un umbral.”

 

Al narrar una historia desde este patrón, tan arraigado en nuestra cultura y psique colectiva, estaríamos conectando con algo subconsciente que reside en la mente de todo espectador/lector. Es decir, quizá esta herramienta narrativa nos ayude a convertir una idea que está en nuestra cabeza en una historia universal, que conecte con una gran franja de la población.

10.197402

Para reflexionar sobre el mito del héroe en Stranger Things, nos centraremos en el jefe policía Jim Hopper, interpretado por el actor David Harbour. Él es el héroe de la historia; nuestro Eneas, nuestro Luke, nuestro Kimba…quiero decir, Simba.

Os recomiendo que echéis un vistazo de nuevo al diagrama, pues vamos a analizar el camino de Jim Hooper punto por punto.

El Viaje del Héroe 4

 

1. El mundo ordinario

El héroe inicia su aventura desde el mundo de todos los días hacia una región de prodigios sobrenaturales

– Joseph Campbell

 

Este es el mundo ordinario de Jim (nunca mejor dicho). Colillas aplastadas, latas de cerveza, tele encendida, cabeza aplastada contra el sofá.

1

Despierta con resaca. Sale a su balcón, contempla una preciosa vista del lago y el bosque mientras fuma el primer cigarro del río. Se ducha, se lava los dientes. Se pone desodorante. Utiliza una cerveza que encuentra para empujar una pastillita garganta abajo.  Más tarde nos será permitido conocer más de porqué necesita estos aditivos de buena mañana, es decir, conoceremos sus aflicciones.

Pero sigamos con la rutina de Jimbo. Se viste su uniforme de trabajo, la pistola, la placa, el sombrero. Sale de casa sin apagar la televisión. La reportera se queda hablándole a la nada; habla del tiempo e introduce la previsión meteorológica. Todo es cotidiano, normal, ordinario.

2

Jimbo llega al trabajo. Su secretaria, Flo, le tira una pullita, “qué bueno que decidiste venir”. Sus subordinados bromean con el jefe mientras ella le quita el cigarro de la boca. Esta escena tan casual tiene su importancia, como revisaremos más tarde. De momento, digamos que toda esta cotidianidad va a ser resquebrajada. Algo va a cambiar para el bueno de Jim.

Se lo harán saber del modo más casual, mientras él, como buen policía norteamericano, mordisquea su donut: Joyce Byers no puede encontrar a su hijo esta mañana. Ni Jim ni Flo lo saben, pero acaba de producirse…

2. La llamada a la aventura

“La llamada podría significar una alta empresa histórica. O podría marcar el alba de una iluminación religiosa. Como la han entendido los místicos marca lo que puede llamarse el despertar del yo“, nos dice Joseph Campbell. También, del mismo modo, nos habla del desajuste entre el héroe y su mensajero, en este caso Joyce (Wimona Ryder), la madre de Will:

“Este es un ejemplo de una de las formas en que puede empezar una aventura. Una ligereza —aparentemente accidental— revela un mundo insospechado y el individuo queda expuesto a una relación con poderes que no se entienden correctamente.”

stranger-things-winona-ryder
Joyce ejerce de mensajera para la llamada de la aventura. El hecho de que ella y Jim no se pongan de acuerdo en esta primera entrevista, señala la “relación de poderes que no se entienden correctamente”, mundo ordinario (Jim)/mundo sobrenatural (Joyce)

Como los cánones del El mito del héroe marcan, (si habéis mirado el diagrama, habréis descubierto que existe una fase denominada “el rechazo a la llamada) Jim no está preparado.

Aceptar lo que Joyce le dice significaría aceptar que la tranquilidad apacible de Hawkins se ha roto, que ya no podrá contemplar el lago por las mañanas, ni dedicar sus lunes a “café y meditación”. Aceptar que algo terrible ha sucedido sería aceptar que el pueblo de Hawkins, el propio mundo, no son como parecen en realidad. Jim, en un impulso muy humano, entra en la fase de negación.

Antes de pasar al siguiente punto, me gustaría dejar un apunte sobre la figura del mensajero, en este caso, la madre de Will. Nos dice Campbell:

El heraldo o mensajero de la aventura, por lo tanto, es a menudo oscuro, odioso, o terrorífico, lo que el mundo juzga como el mal, pero que si uno pudiera seguirlo, se abriría un camino a través de las paredes del día hacia la oscuridad donde brillan las joyas. El heraldo puede ser una bestia, como en el cuento de hadas, donde representa la reprimida fecundidad instintiva que hay dentro de nosotros, o también una misteriosa figura velada, lo desconocido. 

Reflexión pues, sobre la locura, que nos brindan los hermanos Duffy, a través de esta madre desequilibrada, cargante, incluso repulsiva a veces. Una loca, es decir, “lo que el mundo juzga como el mal, pero que si uno pudiera seguirlo, se abriría un camino a través de las paredes del día hacia la oscuridad donde brillan las joyas.” Sus extrañas compras en el supermercado, el deteriorio de la relación con otros lugareños o su hijo…una imagen de loca que alcanza su cenit con la imagen del hacha.

ST_20160629_ADWINONA_2401528

Volveremos sobre el papel de Joyce. Ahora sigamos con el viaje de Jim Hopper.

3. Rechazo de la llamada

“A menudo en la vida actual y no poco frecuentemente en los mitos y cuentos populares, encontramos el triste caso de la llamada que no se responde; porque siempre es posible volver el oído a otros intereses. (…) La llamada no atendida convierte la aventura en una negativa. Encerrado en el fastidio, en el trabajo duro, o en la cultura, el individuo pierde el poder de la significante acción afirmativa y se convierte en una víctima que debe ser salvada.”

– Joseph Campbell

3

Esto no es un libro de “El señor de los anillos”. La frase pronunciada por Jim en la primera entrevista con los tres chavales lo deja muy claro. Nada de Fantasía, estamos en el mundo real. Este problema es un problema común y se solucionará de forma común. Quedaos en casa y dejad trabajar a la policía. Es decir, se inaugura la fase de rechazo, en la que el héroe, al negar la verdadera realidad del mundo, también niega su papel en la historia.

Pero le guste o no, Jim no es un hombre común. Nos refuerza esta idea el que considero su reverso: Ted, el padre de Henry. Un hombre que vive en la realidad y que nunca podrá descubrir pistas sobre la existencia de una verdad alternativa. Pues sistemáticamente entierra esas pistas y niega sus preguntas. Se siente a sus anchas en su cómoda, cotidiana caverna de platón.

6
Ted, un hombre común

Ted, por tanto, niega la llamada, y por tanto acabará convirtiéndose en “la víctima que debe ser salvada”, que apuntaba Campbell. Lo hará al final de la serie, cuando es su propio hijo el que lo pone a salvo de los “tipos malos”, es decir, los agentes del malévolo Doctor Brenner.

“Su mundo floreciente se convierte en un desierto de piedras resecas y su vida pierde todo significado, aun cuando, como el rey Minos, pueda tener éxito a través de un esfuerzo titánico en la formación de un imperio de renombre. Pero toda casa que construya será la casa de la muerte, un laberinto de paredes ciclópeas para esconder a su vista su propio Minotauro.” Es decir, la llamada a la aventura, el camino del héroe, esto es, la madurez, puede negarse; pero eso no hará que desaparezca.

4

Jim Hooper, en cambio, no solo tiene en su interior las capacidades adecuadas para realizar la búsqueda, sino algo más importante. Está bendecido con la Visión, que le permite ver la otra realidad, la otra verdad. Bien es cierto que la niega al principio, pero poco a poco, conforme vayan apareciendo las pruebas, su gesto se va torciendo, su ceño va pesando sobre sus ojos.

5No acepta la verdad, en una primera instancia. Pero tampoco la niega. Todavía escéptico, se debate entre dos mundos, el mundo real al que ha pertenecido siempre, y la otra realidad que acaba de presentarse ante sus ojos. Lo que los niños llamarán Upside Down; algo realmente feo. Sin embargo, la negación es fuerte en Jim Hooper:

Sarah, mi hija. Galaxias, el universo…siempre comprendió ese tipo de cosas. Yo siempre pensé que había suficiente aquí abajo. Nunca necesité mirar hacia el otro lado.

– Jim Hopper

Sobre la Visión, es una idea común en las fábulas de los nativos norteamericanos, así como en la figura del chamán, que podemos encontrar a lo largo y ancho del globo, en distintas culturas neolíticas. Pero también es un rasgo que aparece en los mitos clásicos, como el propio Joseph Campbell se encarga de recordarnos:

Eneas bajó al fondo del mundo, cruzó el temible río de los muertos, entretuvo con comida al Cancerbero, guardián de tres cabezas, y pudo hablar, finalmente, con la sombra de su padre muerto. Todas las cosas le fueron reveladas: el destino de las almas, el destino de Roma, que estaba a punto de fundar, y de qué manera podría evitar o soportar todas las aflicciones.

Jim Hopper tendrá muchas cosas que descubrir, que revelar. Su posición de jefe de policía le obliga a ello: debe encontrar la verdad y traerla de vuelta para sus congéneres, igual que Eneas. Pero ante todo, lo que supondrá este viaje para él es la capacidad de “soportar sus aflicciones”, las mismas que le hacen amanecer todos los lunes borracho como una cuba, es decir, la aceptación de la muerte, más concretamente, la muerte de su hija Sarah.

1-WrkpZiheyi5xlQRZS-DOVw
Jim, como Eneas, sufre no pocas aflicciones. Igual que él, es un héroe entre dos mundos.

Esto es, quizá, lo que hace que el mito del héroe conecte con nosotros de un modo tan potente. Siempre empieza en el mundo ordinario, como ya dijimos, cotidiano. Pero el héroe tiene la capacidad de transformarse mediante la aceptación de ese otro mundo, el fantástico. Todo cambia cuando decide mirar la realidad con otros ojos, incluso él mismo. Y todo por el precio de ver realmente, de aceptar que lo fantástico es real.

 

4. Encuentro con el mentor / Ayuda sobrenatural

JIM: Nunca me interesaron esa clase de cosas.

PROFESOR CLARKE: Quizá tuviste un mal maestro.

Según la estructura que marca el camino del héroe, será un agente externo el que saque al héroe de su negación y lo haga reintegrarse de forma definitiva en la aventura para la que ha sido llamado. El Maestro, uno de los símbolos más antiguos y más poderosos, de los que lucas se nutre para crear la figura del Jedi.

En Stranger Things, el maestro o mentor está personificado por Joye (os dije que volveríamos a ella). La “weirdo de maple street”. Es decir, la loca: lo que el mundo juzga como el mal, pero que si uno pudiera seguirlo, se abriría un camino a través de las paredes del día hacia la oscuridad donde brillan las joyas.

winona-stranger

Al finalizar el primer capítulo, se produce la primera llamada de Will desde Upside Down, es decir, desde el otro lado de las paredes del día, desde la oscuridad donde brillan las joyas. Jim acude a la llamada de Joyce y comprueba el teléfono quemado, admitiendo que es “raro”.

7

¿Crees que no reconocería la respiración de mi hijo? ¿Tú no reconocerías la de tu hija?

– Joyce Buyers

Está muy claro el paralelismo entre ambos personajes; los dos han perdido a sus hijos. Joyce ejerce de mentor o ayuda sobrenatural, pues ella no ha negado en ningún momento la verdad, la otra realidad. Por eso genera el rechazo de Jim y de los demás personajes. Forma parte de todo ese mundo que rechazamos y que Campbell, fiel seguidor de Jung, identifica con el mundo fantástico de los mitos, desde preceptos psicológicos.

Lo que es interesante aquí es que se identifica lo fantástico con la locura, a través del personaje de Joyce.

8

JIM: Está perdiendo la cabeza.

AYUDANTE: Tampoco estaba muy lejos de hacerlo antes.

Desde un punto de vista psicoanalítico, Joyce, como loca, formaría parte de todo lo que negamos, de esa “realidad oscura” que Campbell identifica con la fantasía, y que no es otra que una creación de Eleven, como descubriremos más tarde. En este sentido, la idea de upside down es totalmente jungiana, y por tanto, campbelliana, pues supone un mundo oscuro, fantástico, construido por la represión de una niña a su sufrimiento.

stranger-things-Joyce-Lights

Desde un punto de vista antropológico, más amplio, Joyce estaría bendecida con la Visión, es decir, la capacidad de ver más allá de la realidad. A través de las luces de navidad, esa imagen tan potente de la serie que constituye su particular camino de baldosas amarillas, Joyce encontrará la otra realidad, Upside Down, y guiará al héroe hasta ella.

“Cuando las puertas de la percepción se abran,

el hombre verá las cosas como realmente son, infinitas”

– William Blake

starshiptroopers2

 

Os invito a que leáis El héroe de las mil caras, sin duda os aportará ideas narrativas y, desde luego, podréis hacer vuestras interpretaciones de la serie. Por hoy me despido, pero vendré con la segunda parte de este artículo próximamente.

 

 

Víctor Blanco

Twitter

Facebook

¿Y tú, qué opinas?

Anuncios

Reseña: LAS VÍRGENES SUICIDAS, Jeffrey Eugenides

“De las almohadas nevaba piel muerta”

 

Me interesé por este libro debido a los comentarios altamente positivos de Alejandro F. Orradre, al que tengo no solo por un lector incansable, sino también por un criterio de referencia. De hecho, fue el propio Alejandro el que me dejó el libro (¡gracias!) Interactuando por twitter, también supe que Musa, nuestra librera favorita en idioma inglés y una experta también en literatura rusa, es una “fangirl” (según su propia definición) del señor Eugenides.

5b3cad11323d5ceec2b305a87c5eb1729242b2fc.jpeg

 

Las vírgenes suicidas me ha parecido una interesante novela. A través de un narrador muy perfilado, y gracias a pasajes que consiguen sacar todo el potencial y el lirismo de las escenas más cotidianas, construye todo un mundo alrededor de una historia cuya premisa es bastante sencilla.

Cinco hermanas son recluidas por una madre sobreprotectora, hasta el punto que quedan incomunicadas del mundo y anuladas individualmente. El aislamiento, la imposibilidad de desarrollar la propia personalidad debido al marco social y sobre todo familiar, o la incapacidad de encajar en la moral de la época, en este caso el american way of life de un barrio de clase muy media, serían los temas principales y también recurrentes, de la novela.

La historia de las hermanas Lisbon está narrada, o mejor dicho reconstruida (ese es el tono de nuestro relato, el de ir juntando fragmentos del pasado), por un narrador nada omnisciente: uno de los vecinos de la ciudad, del que no sabemos absolutamente nada. Me ha parecido una novela excelentemente escrita en lo que se refiere a la “calidad de página”, pero bastante irregular en estructura narrativa.

Si bien es cierto que arranca muy fuerte, a partir de cierto momento, al menos para mi gusto, se empantana en una serie de anécdotas, perdiendo un ritmo que solo recupera en el trecho final. No obstante, la gran sensibilidad con que está contada, el preciosismo por las escenas cotidianas, y el sorprendente enfoque humor/trágico que logra hacer de un tema como el suicidio adolescente, hacen para mí de Las vírgenes suicidas un libro más que recomendable.

Es un genial ejemplo de virtuosismo literario, es decir, sacarle todo el partido al lenguaje para construir una historia de una simple idea.

 

Víctor Blanco

Twitter

Facebook

 

¿Y tú qué opinas?

Ni machismo ni feminismo: Fantasía

El tema de la mujer en su lucha contra el patriarcado está candente en la sociedad (ojalá lo estuviera mucho más). La literatura fantástica no es una excepción. Hace poco, con un tono de autocrítica que es de admirar, Alexander Páez reflexionaba de que leía poco a autoras de fantasía. Digo que es de admirar porque lo fácil es criticar a los demás en lugar de reflexionar sobre nuestros hábitos, nuestro papel en este constructo social que llamamos patriarcado, del cual todos, nos guste o no, formamos parte.

 

Puede que el título de la entrada (burla de la típica frase de cuñao de rrss) os suene a clickbait, y quizá tenga algo de ello, no lo sé. Viene en referencia a lo que insinuaba el inestimable Cuervo Fúnebre en el presente hilo de twitter.

“Es fantasía, señores, si metes dragones, zombies, subes la esperanza de vida, cambias las costumbres de la gente, cambias las ropas y metes magia, ¿qué narices impide que no haya machismo cuando NO ES LO MÁS IMPORTANTE DEL MEDIEVO? Claro, es lo fácil, sí.”

¿Una sociedad sin machismo? Este hilo me resultó muy interesante, pues en su día se me planteó esta cuestión en relación a mi propia labor como autor. Fue en en 2015, al amparo de un encuentro sobre historia de la Fantasía:

 

A la hora de crear sociedades fantásticas, ¿no es más interesante construirlas de modo que dejen de lado los prejuicios machistas?

 

No sé si os traigo respuestas. Eso se lo dejo a otros, a mí dejadme con mis preguntas, siempre. Son mucho más valiosas.

Ya sabéis que este es un blog en el que su autor apenas sabe nada; un lugar en el que aprendemos leyendo. En cualquier caso, me apetece reflexionar en voz alta sobre esta cuestión, y espero que leer la presente entrada os aporte alguna sabiduría.

barflyrev
Espero que lo que sigue no os suene demasiado a desvarío de bar. PD: Mickey Rourke, te quiero.

 

Soy poco del “esto se debe hacer así”. Cuando tocamos el tema de la mujer en la Fantasía, últimamente, nos dejamos llevar un poco por esta postura. Soy el primero que quiere que las cosas cambien, bueno, el primero no; las primeras sois vosotras. Soy el segundo que quiere que las cosas cambien, pero no es menos cierto que algo se me rebela ante toda esta movida. Pues también está la libertad del artista para enfocar su obra como estime conveniente.

Quiero entender que la novela es un vehículo para dar un mensaje, y que un autor o autora, cuando escribe, establece un diálogo con el lector. Omitir la cuestión de la dominación de género es una elección personal. No sé cuán consciente o inconsciente, eso es otro tema. Pero a lo que voy, en el fondo, obviar el tema del machismo social / heteropatriarcado puede ser tan lícito o tan poco lícito como dejar de lado temas como las diferencias socioeconómicas, las enfermedades, la senectud, o la locura (por citar ejemplos). Otra cuestión es si el autor o autora está construyendo sociedades machistas, racistas, clasistas, etc., o bien que ese propio autor sea realmente un machista, un racista o un clasista.

Un ejemplo: a Robert A. Heinlein se le achaca a veces compartir el discurso de algunos de sus personajes de su obra Tropas del Espacio, en la que nos describe una sociedad militarizada de tendencias más que fascistoides.

 

hqdefault (1).jpg
Viva Starship Truper, chavales

Sin embargo, si leemos La luna es una cruel amante, nos encontramos con una sociedad revolucionaria y un conmovedor alegato en favor del movimiento libertario. Bien, Robert A. Heinlein, en mi opinión, incorpora esos elementos porque desea hablar de esos temas en concreto con el lector. Otro ejemplo distinto, por citar uno, sería el clasismo que trasluce una obra como El Señor de los Anillos o las descripciones que Robert E. Howard hace de miembros de raza negra.

 

Las convicciones del autor a veces se dejan traslucir en el texto. En mi opinión, el narrador no debería tener voz, sino cedérsela a los personajes. Sin embargo, pretender que nuestra concepción de mundo, nuestras creencias y fobias no aparecerán en nuestras novelas no solo es un acto hipócrita, sino también una lucha perdida de antemano.

 

No voy a entrar en si es posible disfrutar de una obra escrita por alguien con unas creencias diametralmente opuestas a las nuestras, en el fondo eso es una cuestión personal. Ya sabéis que stalkeo por twitter, observo en la sombra y aprendo de vosotros; me he dado cuenta del gran escrúpulo que una autora como Marion Zimmer Bradley genera en muchos lectores cuando descubren los aspectos más turbios de su biografía. Particularmente y quizá con la excepción de la poesía, los autores me dan bastante igual. Me centro en las obras y en paz.

Pero todo este preámbulo me lleva a que nos hagamos la siguiente pregunta:

 

¿Es la novela fantástica una herramienta combativa?

2272428246_6b204e4bdc

Para Guy Debord en su obra La sociedad del espectáculo, en las naciones postiundustriales (véase la nuestra), las obras de arte se han visto desposeídas de su verdadero significado, que es su condición de arma para mejorar y regenerar la sociedad. Para Debord, las obras de arte de nuestro tiempo ni siquiera son tales, porque su único fin es el entretenimiento. Dicho de otro modo: son obras completamente irresponsables.

En mi opinión, se reduce a eso. En si el autor quiere incorporar a su discurso los temas de su presente que le preocupan, y sobre los que siente responsabilidad. En si la novela fantástica es algo más que un simple espectáculo, algo degenerado y desprovisto de su supuesto sentido. Como siempre, no seré yo el que os dé respuestas. Quizá queráis leer La sociedad del espectáculo y seguir “aprendiendo leyendo” sobre este tema.

Yo he hecho mi elección. Entiendo la novela como una herramienta no solo combativa, sino transformadora. Y ese es el gran atractivo de la literatura fantástica: su capacidad de transformarnos, igual que un viaje chamánico, para sanarnos de todos los vicios y limitaciones de nuestra sociedad y nuestro día a día. Pero obviamente, esto no responde a la primera pregunta que planteábamos:

A la hora de crear sociedades fantásticas, ¿no es más interesante construirlas de modo que dejen de lado los prejuicios machistas?

En el fondo, la pregunta asume que la novela fantástica es una herramienta de combate, y que la cuestión de género es una batalla que vale la pena luchar. Plantea dos formas distintas de pelear. Yo he probado varias y no creo que haya que elegir una, dependerá de lo que el autor quiera tratar en cada momento.  Cuando escribí Crónica del Rey Cautivo, por ejemplo, quería hablar de la lucha del individuo contra la familia, la moral de la época, la ley de mercado, la corrupción, la violencia y, siendo su personaje protagonista una mujer, también del machismo. Quiero entender que los atractivos de este camino son que el lector asuma la lucha de la mujer en una sociedad que no deja de ponerle topes, la limita, la censura e incluso la violenta. Asumir que la lucha de una mujer por prevalecer contra este monstruo que a veces parece tan invencible es tan digna (más) de una gesta como el héroe de turno descabezando a la criatura de turno.

 

¿Una oportunidad para la utopía? ¿Una Fantasía que sane?

Decía Alejandro Jodorowsky en su petición de apoyo para la película Poesía sin Fin:

¡Pero qué felicidad, estar haciendo por fin un cine que sane! No un cine enfermo…que presente destrucciones, espíritus de seres humanos que no saben amar…

En el fondo, me ha gustado la propuesta de Cuervo Fúnebre de representar sociedades medievales sin machismos. Pues, en el fondo, construir una Fantasía sin machismo puede ser también una manera de combatir. De curar. La novela fantástica representa una oportunidad como pocas para la utopía, la alternativa. Por desgracia, nos queda un largo camino para recorrer en nuestra propia sociedad, pero quizá la Fantasía pueda hacer didáctica.

Es atractivo considerar que pueda sanar. Mejorar nuestra sociedad al devolvernos un reflejo mucho mejor de ella.

 

¿Y tú, qué opinas?

 

¿Qué podemos aprender de Los que Ignoran?

 

La expedición del almirante Alara ha encontrado un nuevo territorio que podría ser la deseada Tierra Prometida. El Imperio está de enhorabuena; han sido muchos los años de búsquedas infructuosas.
Al otro lado del océano, la anexión del agitado reino de Guinakia concede un respiro en la franja oriental. El futuro se muestra esperanzador por primera vez en décadas. ¿O no?

 30655843.jpg

 

Esto nos cuenta la sinopsis de Los que Ignoran, novela breve de fantasía grimdark que está a la espera de publicar su secuela. Pero este blog no es un portal de reseñas, sino más reflexiones de lo que cada novela puede enseñarnos a la hora de escribir. Así que…

 

¿Qué podemos aprender leyendo Los que Ignoran?

 

La narrativa de los sentidos

Las escuelas de magia en Los que Ignoran son cuatro.

  • los que catan
  • los que oyen
  • los que miran
  • los que tocan

Dicho de otro modo, tienen que ver con los sentidos. Esto obliga al escritor a narrar desde una perspectiva mucho más amplia que la de la vista. Es un éxito narrativo en la novela, así que lo tendré en cuenta para futuros trabajos.

giphy (1).gif

A veces me doy cuenta de que, a la hora de escribir, me ciño demasiado a lo visual. Al hacerlo me limito, me automutilo. Pierdo un gran abanico de posibilidades, sobre todo al describir a un personaje.

Lo que vemos es importante, pero lo que hay más allá de la vista puede ser mucho más descriptivo. Algunos ejemplos:

¿Cómo huele una persona y qué puede decirnos eso de su forma de ser, de su extracción social, incluso…de sus secretos? ¿Cómo es su voz? ¿Es molesta, impertinente? ¿O por el contrario agradable al oído, zalamera? ¿Cómo gesticula ? ¿Es parca en movimientos, o por el contrario, dada a reforzar sus palabras con ademanes?

Los que Ignoran es una novela en la que la percepción de los personajes está muy cuidada. Pero ¿basta con lo que sucede en el mundo interior, o  inmediatamente externo de los personajes, para construir una novela?

  

La importancia de la narrativa ambiental

Leyendo Los que Ignoran también he recordado que, por mucha importancia que le demos al personaje, no podemos relegar la novela a la percepción que el mismo hace de la realidad.

Me recuerdo a mí mismo que, en ocasiones, el narrador debe salirse del discurso interior y hablarnos del ambiente que rodea al protagonista. No me refiero a la descripción que en un momento dado podemos hacer desde sus ojos, sino precisamente, a todo lo que lo envuelve. Sea o no percibido, le llame más o menos la atención.

Dollarphotoclub_58368809-1024x682.jpg

Algunos ejemplos:

Las muchedumbres o, por el contrario, el sosiego de un escenario solitario. El estado de la luz solar en el momento en que se desarrolla la trama. Los sonidos del bosque, de la ciudad. Los paisajes, las decoraciones de las estancias. Las estaciones.

 

Una voz para cada personaje

Hemos dicho que Los que Ignoran es una novela de personajes, y en la construcción de los mismos radica su éxito narrativo.

Uno de los rasgos que hacen más verosímiles los diálogos es poder reconocer a quienes hablan por la forma que tienen de expresarse. Dicho de otro modo, el arte de que cada uno de ellos constituya una voz propia dentro de la novela, desvinculada del narrador, pero también de los demás actores que intervienen en la trama.

 

A través de una cuidada elección del léxico, utilización de frases hechas y muletillas que se repiten hasta conformar un habla concreta, Roberto Alhambra consigue en esta novela que los actores resulten muy vívidos y verosímiles en los diálogos.

Algunos ejemplos:

  • El habla cauta, sinuosa, del embajador guinako: “creo que” “deberíamos…”
  • No todo el mundo es locuaz. Resulta muy impactante y característica, por ejemplo, el habla lacónica. La conseguiremos con frases cortas, nunca conectadas entre sí.

 

Cicerosenate.jpg
Lección aprendida: no hace falta que todos mis personajes hagan discursos como los de Cicerón

 

El lenguaje en Los que ignoran es un éxito que responde a una labor todavía más grande de construcción de personajes. Motivaciones, desventajas… incluso tics y TOCs (véase Alara). Saco de aquí ideas muy interesantes para hacer personajes no solo carismáticos, sino algo mucho más difícil: creíbles, humanos.

 

Sí he notado a veces la mano del autor detrás de esto, así que intentaré aplicarlo con mucha sutileza en mis futuras novelas. Aunque soy consciente de que esto es algo más fácil de decir que de hacer.

 

Pero en cualquier caso, el trabajo cumple con su cometido y nos ayuda no solo a reconocer fácilmente a quienes hablan, sino a perfilarlos rápidamente según la doctrina del “menos es más” de la que el escritor hace gala en toda la novela.

 

¿Desea saber más?

starshiptroopers2.jpg

Me dejo cosas en el tintero con Los que Ignoran.

Por ejemplo, la cotidianidad, o incluso vulgaridad, en la Fantasía. Las escenas de sexo. O la construcción de una protagonista irresistible, como Sura. Pero no puedo ni quiero sacar toda la artillería en el primer artículo. En cualquier caso, si deseáis saber más, siempre podéis sacar conclusiones por vosotros mismos:

Ficha de Los que ignoran en goodreads

 

Nos vemos en la siguiente entrada con GRR Martin, donde volveremos a incidir en la importancia de la narrativa ambiental. 

 

Hacedme un gran favor y sacadle todo el jugo a vuestras lecturas.

 

 

Víctor Blanco

Twitter

Facebook

¿De qué va todo esto?

De un lado, he conocido blogs que dan consejos de escritura. Del otro, portales de reseñas.

Mi idea es combinar ambos; extraer lecciones de los libros que van cayendo en mis manos. El subtítulo del blog lo dice todo, y de ahí nace el concepto del mismo; que ahondará en el arte de aprender a escribir leyendo.

Los que me conocéis ya sabéis lo poco que me gustan las “lecciones magistrales”, así que el tono de los artículos estará enfocado a las enseñanzas que yo, humilde administrador de este blog y señor absoluto de mi castillo, extraigo de las lecturas.

Ojala podáis beneficiaros de la sabiduría que han presenciado mis ojos.

 

CnjYa_CWIAAwnht

 

Y para crear algo de expectación, anunciaros los dos primeros libros cuyas enseñanzas de escritura analizaré: El caballero de los siete reinos, de GRR Martin, y Los que Ignoran, de Roberto Alhambra.

 

 

Víctor Blanco

Twitter

Facebook